top of page
  • Foto del escritorEdith González

Los resultados de la COP27

-El cambio climático no es sólo un tema ambiental, también es económico y político.

-Los ganadores fueron los países altamente vulnerables al cambio climático.


La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, mejor conocida como COP27, realizada en noviembre en Egipto, concluyó con dos principales logros:


Por una parte, la reafirmación, unánime, de limitar el aumento de la temperatura mundial a 1.5 grados centígrados para el 2030, que, de acuerdo con los científicos de la ONU, es el umbral de menor riesgo para la vida sobre el planeta.


En segundo lugar, el establecimiento del Fondo de Pérdidas y Daños para los países más vulnerables afectados por los desastres climáticos, que si bien, aún no se discute a detalle los cómos, las reglas y definiciones, al menos ya es un logro su existencia.

La COP27 se realizó en la ciudad de Sharm El Sheikh, Egipto del 18 al 20 de noviembre.


Para entender el alcance de estos resultados, Ecosmedia entrevistó a Jorge Villarreal, Director de Política Climática de Iniciativa Climática de México, organización experta en análisis para la reducción y mitigación de emisiones contaminantes que causan el cambio climático.


“La COP sigue siendo un escenario complicado para la negociación porque el cambio climático ya no es solo un tema ambiental, lo que esta atrás son las estructuras económicas, las finanzas, los recursos, hay mucho en juego y poner de acuerdo a mucha gente es muy complicado”.


Recordemos que esta cumbre se realiza en un entorno de polarización política por la guerra de Ucrania y las diversas las tensiones globales en materia económica. Aún así para Villareal sí hubo avances:


“La COP27 fue un éxito para los países más vulnerables y los países en desarrollo porque lograron colocar la agenda de pérdidas y daños que es una de sus demandas históricas: el reconocimiento de los impactos actuales y la necesidad de canalizar fondos para atender esos impactos. Esta cumbre fue presidida por Egipto, país que pertenece al grupo africano, y desde esa perspectiva el grupo negoció temas de su interés regional”.


Y es que históricamente los países desarrollados son los causantes del calentamiento global, pero los menos desarrollados sufren las consecuencias. Por ejemplo, África, el tercer continente más grande del planeta, es responsable de menos del 4 % de las emisiones contaminantes mundiales, pero es la región que más sufre los efectos del cambio climático.


Otro de los buenos resultados, a decir del especialista, fue la ‘Iniciativa Bridgestone’, sobre la transformación del sistema financiero internacional y cómo repensar las reglas del Fondo Monetario Internacional. Además, también se puso sobre la mesa el tema del canje de deuda, sobre cómo los países altamente endeudados pueden canjear su deuda por apoyos direccionados para hacer frente al cambio climático.

La diferencia entre el término “pérdidas y daños” y “adaptación y mitigación” es que el primero se refiere a los impactos actuales; mientras que la adaptación son los posibles impactos futuros sobre la base de los escenarios.


Lo malo


“En contraste, no se avanzó en el tema de mitigación, en cómo reducir la brecha de emisiones, seguimos en una tendencia de alrededor de 2.4 grados de incremento de la temperatura promedio antes del 2100.

Para evitar superar el incremento límite de 1.5 ºC, científicos indicaron que el mundo debe reducir las emisiones en un 45 % extra, es decir, reducir entre 22 y 24 gigatoneladas de CO2 equivalentes anuales adicionales a los compromisos ya existentes, algo así como reducir cuatro veces las emisiones anuales de Estados Unidos. Es un escenario complicado”, señaló Villarreal a su regreso de la cumbre climática.


A decir del experto, para lograr esta meta se deben acelerar de manera importante los esfuerzos de mitigación que implican no solamente reestructurar los sistemas económicos y productivos, o acelerar los cambios tecnológicos, sino los cambios societales, sino no se cambian los modelos de consumo no habrá forma de reducir las emisiones.


El 30% de México


México se asume como un país altamente vulnerable. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (Inecc) el 20 % de los municipios en el país están expuestos a los efectos negativos del cambio climático (480 municipios en 13 estados), y a nivel poblacional la cifra asciende al 68 %.

México ocupa el número 12 entre los países emisores de Gases de efecto Invernadero a nivel global.


En atención a esta situación, durante la COP, el gobierno de México anunció nuevas metas de mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero; el esperado aumento de su Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés), el cual pasó de 22 al 30 % de reducción de emisiones con recursos propios y una meta condicionada del 5%, es decir, con recursos externos, principalmente de alianzas con Estados Unidos y Canadá en temas de electromovilidad y energías renovables, con aproximadamente una inversión de 48 mil millones de dólares.


Además lanzó un paquete de 25 nuevas acciones de colaboración entre países en cinco áreas: energía, transporte por carretera, acero, hidrógeno y agricultura.


Dichas acciones se ubican en tres ejes: soluciones basadas en la naturaleza (creación de áreas naturales protegidas); transporte bajo en carbono (electromovilidad y trabajo remoto) y regulación y fomento industrial (eficiencia energética), con las cuales se espera una reducción total anual estimada para 2030 de 88.9 MtCO2 (millones de toneladas de bióxido de carbono equivalente).


Por su parte, la reducción de emisiones de carbono negro se mantiene en 51% en forma no condicionada y 70% condicionada.

Sonora es un estado clave, ya que posee la reserva de litio más grande del país y productor de grafito, ambos minerales vinculados a la elecromovilidad y semiconductores. En sus tierra se construye la planta solar mas grande del continente para la generación de 1 gigawatts.


En ocho años, de acuerdo con las metas del gobierno, el país reforzará las inversiones en energía hidroeléctrica, solar geotérmica y eólica, creará 2 millones de hectáreas de áreas naturales protegidas , reforestará mas de millón y medio de hectáreas y acelerará la electromovilidad y eficiencia energética. Para el 2030 se espera producir el doble de la energía limpia (eólica y solar).

“Los nuevos compromisos son buenas noticias, aplaudimos las nuevas metas del gobierno, son factibles. Ahora vamos a poner atención en la implementación, que es la parte fundamental para llegar al cumplimiento de esas metas establecidas”, concluyó.


La Iniciativa Climática realizó una propuesta de NDC, un insumo técnico de referencia que indica cómo México sí puede reducir sus emisiones, siempre cuando se cambien algunas políticas ya impostergables como el caso de las energías renovables, destrabar permisos de generación de energía o incrementar la generación distribuida de energía solar, por mencionar algunos. Otra política que urge es la actualización de la norma de eficiencia vehicular, la norma 163 de Semarnat.


Datos a tomar en cuenta:

  • De no tomar acciones a nivel global, la temperatura podría incrementarse más de 3 grados a finales de siglo.

  • Es urgente fortalecer el compromiso global de reducir por lo menos en un 45% con respecto al 2010.

  • El 70 % de la energía producida en México es procedente de energías fósiles y gas natural.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


ECOSMEDIALOGOTIPO.jpg
bottom of page