top of page
  • Foto del escritorRedaccion

Le aplican el Principio Precautorio a una Mega granja porcícola en Yucatán

-Un juicio de amparo dio la razón a los habitantes de Homún sobre la posible contaminación de la granja de cerdos la cual permanecerá cerrada.


El pasado 19 de abril, el juez Segundo de Distrito, Rogelio Leal Mota, otorgó el juicio de amparo promovido por la población de Homún, Yucatán, que desde hace poco más de cuatro años lucha para detener la construcción y operación de una granja porcícola de 49 mil cerdos, propiedad de la empresa Producción Alimentaria Porcícola (PAPO) filial de Grupo Porcícola Mexicano (Kekén), la exportadora de carne de cerdo más importante del país, dado el enorme impacto negativo que ésta tiene en el medio ambiente, la biodiversidad y las comunidades mayas.

Crédito de imagen: Indignación, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos AC


Las comunidades locales, representadas por las organizaciones Kanan ts’ono’ot, Representantes de la Infancia en Homún e Indignación, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos AC, dieron a conocer que el juez aplicó estándares internacionales en materia del principio precautorio y del Acuerdo de Escazú en materia de consulta a la población indígena. Además las pruebas presentadas por la empresa indicaban algunas fallas, como es el caso de la planta de tratamiento de aguas, la cual desde el inicio de operaciones de la granja no se encontraba concluida y por tanto no garantizaba un manejo adecuado de los residuos de la mega granja.


Cabe destacar que el consorcio cárnico posee más de 257 granjas porcícolas en la región sureste de Yucatán, 43 de ellas en zonas de riesgo ambiental y 36 ubicadas en el llamado Anillo de Cenotes, la reserva de agua subterránea más importante del país y de la cuál depende un alto porcentaje de habitantes del estado de Yucatán. El suelo de la zona es kárstico y poroso, lo cual permitiría la infiltración de las excretas directamente al subsuelo y, por lo tanto, en toda el agua que forma parte de la reserva estatal.


La producción industrial de carnes, ya sea de cerdo, res, pollo o pescados, genera graves impactos ambientales y sociales en los sitios donde se ubican las granjas. Aunque existen procesos bioquímicos para minimizar sus desechos, las empresas en México optan por seguir deforestando bosques y selvas y contaminando aguas, tierras y aire, además de crear conflictos sociales. Crédito de imagen: Tomada de la internet.


La cantidad de residuos generados por los cerdos hacinados en un espacio tan pequeño rebasa la capacidad de carga de la zona y eso significa que ni el mejor tratamiento de aguas residuales podría mitigar el daño.


Para fortalecer su demanda ambiental y evitar que el juez retire la suspensión de la mega-granja porcícola, las comunidades mayas, apoyadas por Greenpeace México, echaron mano de firmas masivas recabadas a través de una plataforma online. En total, obtuvieron el apoyo de más de 181,000 firmas de la ciudadanía. Desde el 2019 Greenpeace ha exigido detener la construcción y operación de las Granjas Porcícolas y la ampliación de las mismas, hasta que se realice un estudio que evalúe su impacto ambiental y se garantice la protección de los derechos humanos de las comunidades mayas.


Cálculos indican que la granja en Homún generaría alrededor de 2 millones de kilos de heces de cerdo al mes. Crédito de imagen: Indignación, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos AC


Lo que sigue ahora es esperar a que el caso de resuelva de manera definitiva con cierre total de la granja y se resguarden los derechos humanos al agua, a un medio ambiente sano y a la libre determinación de los pueblos mayas.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


ECOSMEDIALOGOTIPO.jpg
bottom of page