top of page
  • Foto del escritorRedaccion

La aquamación, ¿el método más ecológico?

-El arzobispo Desmond Tutu pone el ejemplo incluso en su funeral


El pasado 26 de diciembre murió el arzobispo Desmond Tutu a los 90 años. Héroe en su natal Sudáfrica, compañero de lucha de Nelson Mandela, defensor de los derechos humanos y Premio Nobel de la Paz en 1984, por sus esfuerzos en solucionar y poner fin al apartheid (segregación racial), tuvo un final no sólo emotivo y ceremonioso, sino que aún en el más allá nos dejó una nueva lección: cómo ser más ecológicos aún en la muerte.


El también líder ecologista, pidió que su cuerpo fuese sometido a la aquamación, una técnica que reduce los cuerpos a cenizas, como sucedería con una cremación, pero sin necesidad de combustión, por tanto con menos uso de energía. Una alternativa "más ecológica" a la cremación.

De acuerdo a la empresa promotora de esta técnica, Resomation, con sede en el Reino Unido, un "análisis ambiental" demostró que usar la cremación con agua en vez de llamas "reduce las emisiones de gases de efecto invernadero en aproximadamente un 35%". Mientras que su contraparte estadounidense, la compañía Bio-Response, indica que esa tecnología reduce el uso de energía en "90% en comparación con la cremación por combustión".

El nombre científico del proceso es hidrólisis alcalina, e implica pesar el cuerpo y luego calentarlo a 150° C en una mezcla de hidróxido de potasio y agua por 90 minutos.

Esto disuelve el tejido corporal, dejando solo los huesos, que luego se enjuagan a 120° C, se secan y se pulverizan usando una máquina llamada cremulador. Una vez que se completan todos estos pasos, los restos se pueden enterrar o esparcir de acuerdo con los deseos del difunto, tal como sucedería en una cremación ordinaria.


Además, para la religión católica el agua se considera más suave que el fuego y evoca al origen de la vida que inicia en un ambiente líquido.

En el 2015 el arzobispo ecologista firmó la naciente petición global “Dejémos los combustibles fósiles en el subsuelo para detener los crímenes climáticos”, la cual exhortaba a los gobiernos a poner fin a las subvenciones que se destinaban al sector de combustibles fósiles y congelaran su extracción, renunciando a explotar el 80% de todas las reservas de combustibles fósiles. Antes, en el 2007 escribió el artículo "This Fatal Complacency" para The Guardian, en el que abordaba el preocupante impacto que el cambio climático estaba teniendo en el Sur Global y en las comunidades pobres, ya que gran parte de Norteamérica y Europa aún no se enfrentaban a las condiciones meteorológicas extremas causadas por la emergencia climática en ese momento.

26 visualizaciones0 comentarios

Comments


ECOSMEDIALOGOTIPO.jpg
bottom of page