top of page
  • Foto del escritorEdith González

¿El reciclaje es cuestión de género?

¿Porqué las mujeres, a diferencia de los hombres, están más involucradas en temas de reciclaje de residuos y en general en temas ambientales? ¿Acaso existe una ‘pulsión’ de género para cuidar y proteger el ambiente, la naturaleza y los recursos naturales?

Al respecto, la poderosa fracción verde del parlamento europeo, la más fuerte a nivel global en impulsar iniciativas de protección y justicia ambiental, reconoce que “la desigualdad de género sigue siendo considerable y el patriarcado como sistema social de dominación masculina sobre las mujeres aún pervive y sigue atribuyendo a las mujeres la responsabilidad de ocuparse de la mayor parte de las tareas de cuidado no remunerados, por ello, todos los aspectos del cambio climático poseen una dimensión de género” y a través de la Guía de comunicación, género y cambio climático” (2019) pide no caer en los típicos clichés como pensar que las mujeres pueden salvar el planeta debido a su ‘sensibilidad’ y su ‘naturaleza protectora’.


Los Verdes proponen ver el panorama desde otro punto de vista, más profundo y reflexivo, donde la idea de ‘sensibilidad’ o ‘instinto natural femenino’, sea asumido como lo que en verdad es: que las mujeres responden o actúan con mayor rapidez, capacidad, decisión y poder transformador, ante problemáticas específicas.

De las desigualdades de género asociadas a temas ambientales y de cambio climático surgió el lema global “No habrá justicia climática, sin justicia de género”. Foto Florent Marcellesi


Por otra parte, para el movimiento feminista, además de todas las desigualdades y brechas de género existentes, al interior de los hogares también existe la llamada “carga mental”, término que se refiere a que a las mujeres, generalmente, tienen que estar en alerta, acordarse y hacer de todo en el hogar, desde organizar hasta hacer las tareas, es decir, desarrollan un 70 por ciento del trabajo.

En su reflexión sobre porqué tienen más usuarias que usuarios, las jóvenes de Ecolana, una guía web para reciclar fundada por mujeres, confirman esta realidad social, “generalmente en México las mujeres son las que organizan todo el tema en sus casas, hacen las compras, organizan la comida y se encargan de los desechos, entonces es natural que si te involucras en toda la organización de la casa, también te involucres en el reciclaje”.


Para Tania Espinosa Sánchez, Coordinadora de WIEGO en México (Women in Informal Employment: Globalizing and Organizing), “el trabajo de limpia les viene bien a las mujeres porque les da cierta flexibilidad para atender actividades tradicionales de género, como el cuidado de los hijos. No tener un horario fijo o jornadas muy largas, les permite atender temas de la escuela, llevar a los hijos a otras actividades y pasar tiempo con ellos en las tardes, generalmente son madres solas. Lamentablemente también son víctimas de todo tipo de violencia, tanto física, sexual, económica o psicológica”. Esta violencia, de acuerdo a WIEGO, es generada por parte de muchas personas, desde los líderes sindicales, compañeros y funcionarios públicos, hasta la misma gente que generalmente las ve y trata como gente sucia que realiza un trabajo, además de ilegal, "no femenino".

Marisol Angelina Martínez tiene más de ocho años dedicada al reciclaje. Ahora trabaja en un centro de acopio familiar ubicado en la Ciudad de México. Como ella, muchas mujeres inician pequeñas y con los años acaban abriendo centros de acopio. Foto Edith González


Las enfermedades, eso sí que es cuestión de género


De acuerdo a ONU Mujeres, las afectaciones diferenciadas entre hombres y mujeres tienen impacto diferenciado enorme. El organismos internacional señala que las mujeres y las niñas dedican una cantidad desproporcionada de tiempo en buscar alimentos, combustible, agua y, cuando ocurre un desastre natural, las mujeres tienen más probabilidades de morir que los hombres, como sucedió en el tsunami asiático de 2004, donde más del 70 por ciento de las víctimas fatales fueron mujeres.


En cuanto a las afectaciones a la salud por la exposición a la contaminación, las mujeres también son las más vulnerable ya que el cuerpo femenino funciona como un “bioacumulador de toxinas”.

En el libro “Medio ambiente y salud. Mujeres y hombres en un mundo de nuevos riesgos” (2018), la endocrinóloga Carme Valls-Llobet, señala que la contaminación afecta sobre todo a las mujeres debido a que su cuerpo tiene mayores niveles de grasa que el del hombre, esto facilita que los químicos tóxicos existentes en el agua, aire o alimentos se acumulen en su cuerpo y a la larga padezcan enfermedades relacionadas con la contaminación. Además, la mayoría de los productos químicos tóxicos son disruptores endócrinos y alteran el equilibrio de las hormonas del cuerpo y la función tiroidea".


En el sector del reciclaje y el manejo de residuos, principalmente en los rellenos sanitarios, las afectadas también son en su mayoría mujeres. En entrevista con el Dr. Gerardo Bernache, del Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), Occidente, “las mujeres y los niños son la población más vulnerable porque son los que están más tiempo en sus casas, muchos varones salen a trabajar, pero las mujeres y niños están más tiempo en casa, expuestos todo el día a estos focos contaminantes”.


Para el especialista en problemática socioambiental relacionada con la producción y manejo de la basura, “entre el 3 y 5 por ciento de la población que vive cerca de los rellenos sanitarios, activos o clausurados, podría estar afectada con alguna enfermedad como conjuntivitis, estomacal, respiratoria o dermatológica, que son las afectaciones directas y por tanto más percibidas por la población afectada; sin embargo hay otras más difíciles de detectar pero que también son un riesgo como el cáncer”.

De acuerdo a la OMS, invertir en la gestión de los residuos tiene una lógica no sólo ambiental, sino también económica y social. Los desechos no recogidos y mal eliminados impactan significativamente en la salud y el medio ambiente. Poner en funcionamiento sistemas sencillos y adecuados para tratar los RSU es la mejor forma de hacer gobernanza.


Para el antropólogo, el problema ambiental y de salud se agrava porque los municipios no respetan la normatividad ambiental que marca dónde deben ubicarse y cómo deben estar operando los rellenos sanitarios, que es a más de 500 metros de distancia de una zona habitada (NOM-083-SEMARNAT-2003), sin embargo los municipios muchas veces autorizan la construcción de fraccionamiento o viviendas, literalmente pasando la calle del relleno sanitario o aún lado, eso además de los asentamientos irregulares de población vuelven a estas zonas en zona de peligro ya sea por aguas contaminadas o humos contaminantes.


La quema de basura, los escurrimientos (lixiviados) que contaminan cuerpos de agua como canales, arroyos y represas, los derrames de sustancias tóxicas y la fauna nociva, son los principales focos contaminantes en el manejo de los residuos, principalmente en los rellenos sanitarios, pero también hay otros riesgos considerables en recolección domiciliaria.

Así lo confirmó doña Francia Hernández, quien tiene más de 20 años dedicándose al servicio de limpia: “por más que le decimos a la gente que separe su basura, no quiere entender, la entrega revuelta, con vidrios rotos, agusanada, hay unos que separan bien hasta nos entregan la basura orgánica congelada para que no vaya escurriendo, así no apesta y nos facilitan la separación”.


Aprender a separar los residuos es importante, pero más importantes es aprender a consumir de manera responsable para generar menos residuos. Si pensamos en las estadísticas que indican un incremento considerable de residuos sólidos urbanos (RSU) en los próximos años, entonces debemos empezar a tomar acción al respecto y, en este camino, reconocer a todas las personas que se dedican a mantener limpia las ciudades, es especial a las mujeres, quienes cada día se integran más y de diversas formas al reciclaje de pequeña escala.


*******

*El proyecto que dio origen a este trabajo fue el ganador de las Becas IRR de Investigación Periodística. La Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo no es responsable por los conceptos, opiniones y otros aspectos de su contenido.


La Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo (IRR) es la principal plataforma regional para la articulación de acciones, inversiones y conocimiento relacionados al reciclaje inclusivo y que involucra a actores de los sectores público y privado, organizaciones sociales y recicladores. La IRR fue creada en 2011 por el Fondo Multilateral de Inversiones, y la División de Agua y Saneamiento del Banco Interamericano de Desarrollo, Coca-Cola Latinoamérica, PepsiCo Latinoamérica, la Red Latinoamericana y del Caribe de Recicladores y Fundación Avina. (www.reciclajeinclusivo.org/)


La versión completa de este artículo se puede leer en la revista digital Ecosmedia, No. 115, mayo 2020. Click en la imagen.





Otras publicaciones sobre el tema son las siguientes:

154 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


ECOSMEDIALOGOTIPO.jpg
bottom of page