top of page
  • Foto del escritorRedaccion

El Apostol del Árbol

Actualizado: 27 sept 2022

-A él debemos el Día del Árbol, a celebrarse el segundo jueves de julio.

-Nació un 27 de septiembre de 1862.

Las calles arboladas, los bosques urbanos, los parques y las áreas verdes de muchas ciudades de México deben su existencia a un hombre que nació hace 160 años: Miguel Ángel de Quevedo y Zubieta, mejor conocido como el “Apóstol del árbol”.


La naturaleza también es cultura y, por ello, queremos conmemorar el nacimiento de este visionario que cambió la forma de concebir las urbes. Nació el 27 de septiembre de 1862, en Guadalajara, Jalisco y murió, a los 84 años, en la Ciudad de México.


Ingeniero de profesión, con estudios en París, Francia, su labor a favor de la protección de los bosques y el arbolado urbano para proteger otros recursos, como el agua, fue impulsada por varios presidentes, entre ellos, Porfirio Díaz, quien en su afán por ‘afrancesar’ la ciudad aceptó el crecimiento del bosque de Chapultepec.


Después, en 1917, con Venustiano Carranza, ayudó a crear el primer parque nacional del país: el Desierto de los Leones, en la Ciudad de México, y en 1926, con Plutarco Elías Calles, logró que se decretara el sistema nacional de Reservas Forestales y la primera ley forestal en México. Sin duda, el periodo cardenista dio gran impulso al desarrollo de la política forestal en el país.


Fue de los primeros funcionarios en plantear el problema de la conservación de los recursos naturales en la administración pública y primer científico forestal. Su contribución se reflejó en el establecimiento de 40 parques nacionales en diferentes estados del país, entre 1935 y 1940.

En los Viveros de Coyoacán, Ciudad de México, se ubica este busto en homenaje a su creación.

En la Ciudad de México, en tan solo una década, incrementó el área verde en un 800 %. Los Viveros de Coyoacán, el primero de tipo forestal en el país, fue posible gracias a la donación que hizo de una hectárea de sus propios terrenos al sur de la ciudad.


Otras de sus aportaciones a México fueron en materia hidráulica y de edificación. Participó en la construcción del Gran Canal de Desagüe y construyó al menos tres icónicos sitios que aún perviven en la capital: el conjunto habitacional Mascota y el templo de Nuestra Señora de Guadalupe, más conocido como la iglesia “El Buen Tono”, propiedades de la famosa tabacalera del mismo nombre, así como el hermoso edificio art nouveau Las Fábricas Universales, en el Centro Histórico.

Conjunto habitacional Mascota, ubicado en la alcaldía Cuauhtémoc, el primero en el país.

Edificio Las Fábricas Universales, ubicado en el Centro Histórico.


A Miguel Ángel de Quevedo debemos el Día del Árbol, a celebrarse el segundo jueves de julio. Fue en 1959 cuando el entonces presidente, Adolfo López Mateos, decretó no sólo este día, sino todo el mes a través de la Fiesta del Bosque, ‘fiesta’ que aunque no siempre se acompaña de actividades para todos, al menos un día sí se destina a reflexionar sobre estos maravillosos seres vivos.


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


ECOSMEDIALOGOTIPO.jpg
bottom of page