top of page
  • Foto del escritorEduardo Pérez

¿Chocolates para este 10 de mayo? Mejor lee esto antes

-El elefante, animal simbólico de todo un continente, al borde de la extinción por el chocolate.


El animal emblema de África está en peligro de extinción debido a la deforestación y la caza furtiva. En tres décadas, la población de paquidermos se redujo a la mitad, pasando de 1,100 ejemplares en 1990 a menos de 500 en la actualidad.


Uno de los países más afectados es Costa de Marfil. En la década del sesenta contaba con 16 millones de hectáreas de bosque y selva y una población de 100,000 elefantes; ahora, la deforestación como consecuencia del cultivo del cacao ha reducido la superficie forestal a sólo 2 millones de hectáreas y una población de 208 ejemplares.

La sobrevivencia de los elefantes también está amenazada por la caza furtiva, así como por el crecimiento poblacional y una urbanización desenfrenada, que invade su hábitat natural.


Por ello, las autoridades marfileñas lanzaron en 2016 una operación para proteger al Parque Nacional del Monte Peko (oeste), que alberga a los últimos elefantes enanos, especie duramente amenazada por la deforestación, sobre todo a causa del cultivo de cacao.



Costa de Marfil se ha convertido en el mayor productor de cacao del mundo, haciéndose con el 40% del mercado. Imagen: Luis Negro Marco


Los elefantes son la punta del iceberg


La industria del cacao a arrasado la selva y el hábitat de chimpancés, leopardos, hipopótamos, entre otras especies, incluso la tala ilegal ha llegado a las áreas naturales protegidas, convertidas ahora en extensas plantaciones de cacao, que si bien, dan trabajo a los pequeños agricultores, el costo ha resultado mucho muy alto.

A la fecha, el área de las plantaciones de cacao pasó de 500,000 hectáreas en 1975 a más de 2 millones de hectáreas, su contribución a la deforestación del país representa casi el 14%.


Además del impacto directo que tiene sobre los bosques, este tipo de desarrollo agrícola va acompañado de la construcción de carreteras, lo que destruye más kilómetros adicionales de bosque, además de los daños indirectos como el acceso a nuevas áreas de bosque para la extracción de madera.


Otro impacto negativo es derivado del uso masivo de agroquímicos, lo cual ha provocado la contaminación del suelo y el agua. Para empeorar las cosas, el cultivo de diferentes árboles –cacao, coco, caucho, café-, implica el uso de un conjunto distinto de productos químicos en las diferentes plantaciones. Estos productos químicos afectan la composición biológica del suelo y tienen un impacto negativo sobre la biodiversidad terrestre y acuática.


Esperamos que en adelante, cuando se te antoje un chocolate, o ahora en vísperas del Día de la Madre, lo pienses mejor y optes por un chocolate local, sostenible y respetuoso con los ecosistemas.


Y por favor, no compres los de estas marcas: Cargill, Olam y Barry Callebaut, esas son las tres las compañías que acaparan casi la mitad de este cacao.


El zoológico de San Juan de Aragón de la Ciudad de México cuenta con una elefanta africana llamada “Ely”, refugiada por el cierre de un circo en el 2012. Recordemos que en el 2015 se reformó la Ley General de Vida Silvestre y la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección del Ambiente, para prohibir el uso de animales en circos.

49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


ECOSMEDIALOGOTIPO.jpg
bottom of page