Las flores pueden escuchar a los insectos

13.02.2019

Las plantas son mucho menos pasivas de lo que pensamos y se relacionan con su entorno de diferentes maneras. Estudios recientes han demostrado cómo responden a la luz -por lo que tienen su particular sentido de la vista-; cómo reaccionan a la estimulación mecánica -sentido del tacto- y cómo reaccionan ante ciertos aromas químicos, su sentido del olfato.

 

Pues bien, el último gran descubrimiento gira alrededor de la flor de la Onagara. Un estudio de la Universidad de Tel-Aviv, Israel, demostró cómo la concentración de azúcar en el néctar de la flor aumenta casi instantáneamente cuando se expone al ruido de las alas de mariposas y abejas. Para los investigadores, esta capacidad de las plantas para responder al ruido de los insectos polinizadores tiene muchas ventajas, por ejemplo la eficiencia. La producción de néctar consume mucha energía, pero con este mecanismo las plantas pueden invertir sus recursos con precisión al concentrarse en los períodos de actividad de los insectos, es decir, mejoran su ‘rendimiento’ por cada unidad de tiempo invertida en la flor.


Los resultados del estudio sugieren que, de la misma forma, las plantas pueden verse afectadas por otros sonidos, como los generados por los humanos, obstruyendo así su  comunicación con otros insectos. Este descubrimiento podría tener un impacto significativo en la comprensión de la evolución de las flores y los insectos. 
 

Please reload

Featured Posts

¿Te atreverías a hacer de un árbol tu memorial funerario?

February 11, 2020

1/10
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archivo