• Alma Estrada

La biodiversidad frente al Covid-19

Tomar medidas para detener la pérdida de biodiversidad es el foco de varios eventos, informes y actividades durante este año, el denominado por la ONU el "Súper Año" para la naturaleza.


En un inicio, se contemplaba un buen año para la política global en temas de biodiversidad, se vislumbraba una gran oportunidad para detener y revertir la devastación ecológica; sin embargo, la pandemia del covid-19 ha destruido toda esperanza.


En los últimos dos meses, a nivel mundial se ha incrementado hasta en un 40% el consumo de plásticos de un solo uso y de bolsas plásticas, entre otras cosas para el desecho de materiales contagiosos. Además, un informe de WWF señala que “si sólo el 1% de las mascarillas se desecharan de forma incorrecta y se dispersaran en la naturaleza, significaría que mensualmente hasta 10 millones de mascarillas estarían contaminando el medio ambiente”.

Para la ONU Medio Ambiente, las soluciones basadas en la naturaleza ofrecen la mejor manera de lograr el bienestar humano, abordar el cambio climático y proteger el planeta.


Aunque la pandemia podría hacer que los gobiernos del mundo tomen conciencia sobre la importancia de invertir en la prevención y fortalecer las políticas de conservación de la biodiversidad vinculadas a la salud humana, en realidad lo que está pasando es que muchos gobiernos, a nivel estatal y local, están desistiendo de sus compromisos ambientales, en algunos casos yendo en franco retroceso.



Este 2020, las personas de todo el mundo hemos parado actividades, mientras la vida florece en el exterior. Tal vez esta parálisis sanitaria ayude a reducir la acelerada pérdida de especies que teníamos, a un ritmo 1,000 veces mayor que en cualquier otro momento de la historia de la humanidad.

China ha postergado algunas políticas de reducción de emisiones con la finalidad de que las empresas puedan cumplir con las normas ambientales y ha pospuesto subastas para la construcción de enormes parques solares. Mientras que Estados Unidos ha flexibilizado la aplicación de normas y sanciones ambientales al sector petrolero durante la pandemia.

En Brasil, la autoridad federal ambiental ha anunciado la flexibilización de actividades de fiscalización, que incluyen proteger a la Amazonia de la deforestación cada vez más intensa. Mientras que en México, se ha detenido la inversión en energías alternativas. A nivel local, recordemos que a principios de año, en la Ciudad de México se prohibió el uso de bolsas plásticas y otros materiales de un solo uso. Prohibición que a la fecha ha quedado suspendida por el coronavirus.

http://www3.weforum.org/docs/WEF_New_Nature_Economy_Report_2020.pdf

https://www.hrw.org/es/news/2020/04/22/cual-podria-ser-el-impacto-de-la-covid-19-en-la-crisis-climatica

18 vistas

​Contáctanos: 

+52 (55) 46.32.20.92

Ciudad de México

​© 2020 Ecos. Voces y Acciones, A.C.

Derechos Reservados