• Alma Estrada

En Cuaresma y Semana Santa ¡aguas con lo que comes!

Actualizado: 15 mar 2021

- Cuando nos engañan, llegamos a pagar hasta 7 veces el valor del pescado que realmente nos sirven.


Hace dos años la organización Oceana México nos sorprendió con una investigación que demostró cómo restaurantes, supermercados y pescaderías nos engañan, principalmente en esta época de Cuaresma, al darnos un pescado por otro, generalmente de menos valor.


Esta situación es grave, no sólo porque se repitió en un nuevo informe (2021) que abarca otras ciudades de estudio, o porque afecta nuestro bolsillo como consumidores, sino también porque no existe un control claro sobre la actividad pesquera y su vinculación con la pesca de especies en peligro de extinción y la entrada irregular de pescado extranjero, como el basa, que procede de China y Vietnam.

La riqueza pesquera de México es enorme, sus más de 3 millones de km2 de mar, garantizan biodiversidad, alimento, trabajo y belleza, por eso se deben cuidar los mares y océanos y toda la vida albergada ahí. Todas las imágenes de este artículo son de GatoxLiebre de Oceana México.


Por ejemplo, el informe muestra que en lugar de marlin o cabrilla, en algunos lugares sirven tiburón mako (Isurus oxyrinchus), una especie en peligro de acuerdo a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) o atún.

Tanto en los informes Gato x Liebre del 2018 como el del 2021, la organización expone cómo somos constantemente engañados.


El primer estudio se realizó en la Ciudad de México, Cancún y Mazatlán, el segundo en Ensenada-Tijuana, Guadalajara, Jalisco y Mérida, Yucatán.


Llama la atención que las ciudades donde más sustituyen el pescado es en Guadalajara con el 48% y en el famoso corredor gastronómico de Ensenada-Tijuana, con el 47%.


El marlin, el huachinango, la sierra y la lobina son los pescados que más sustituyen en nuestros platos, seguidos por el dorado, lenguado, curvina, robalo.


Como consumidores pensamos que comemos alguna especie marina, cuando en realidad nos dan una especie dulceacuícola, producida masivamente, que si bien no es de mala calidad, no se justifica el engaño y el sobreprecio.




Con el engaño, llegamos a pagar hasta 7 veces el valor del pescado que realmente nos sirven. En el caso del pescado basa, éste es importado y muchas veces es más agua que pescado (glaseado), además es una especie invasora que está dañando a las especies nacionales.


Una injustica para los pescadores


Por otra parte, es injusto que consumamos pescados provenientes de prácticas ilícitas o poco sostenibles, mientras que las y los pescadores locales deben luchar para obtener un permiso o concesión de pesca, respetar -en caso de existir- el plan de manejo de las especies que capturan, acatar una cuota máxima de ejemplares que pueden capturar y los períodos de veda de las especies y no pescar en zonas en las que dicha actividad está prohibida, como las áreas marinas protegidas.

En México se pescan y consumen 200 especies de peces provenientes de ocho estados y la actividad en todo su ciclo emplea a 2 millones de personas.


La sustitución de especies permite el acceso de productos ilegales al mercado y que la pesca ilegal se mezcle con la que fue obtenida de manera legal, ya que no existen los mecanismos adecuados que impidan que la primera sea comercializada.


Esto coloca a los pescadores que pescan de manera legal y responsable en un plano de competencia desigual, ya que quienes pescan ilegalmente incurren en menos costos para poder obtener las especies que captura, extraen más de la cuota permitida e incluso pescan en zonas donde esta actividad está prohibida.


La ciencia de datos al rescate


La organización señala que la cadena de valor es compleja y eso facilita la sustitución del pescado, sin embargo para reducir esta problemática es importante contar con una política de trazabilidad que permita rastrear el producto desde que se captura hasta que llega a nuestro plato.

Guadalajara es el segundo mercado de pescados y mariscos más grandes en el país, luego del famoso mercado de La Viga. En el reporte se señala como la ciudad con más porcentaje de engaños a los consumidores, seguido del corredor gastronómico de Ensenada-Tijuana.


En este sentido, desde el año pasado, Oceana, junto con otras organizaciones sociales, están trabajando con la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA) para elaborar una normativa de trazabilidad.

Mercados internacionales como la Unión Europea y Estados Unidos ya piden a los pescadores la trazabilidad de sus productos.


Para el estudio se recolectaron 174 muestras de ADN de diversas especies pesqueras, vendidas en restaurantes y pescaderías, en el periodo de agosto a noviembre del 2020.



Y, a todo esto, ¿qué es la Cuaresma?


La Cuaresma es el tiempo de preparación hacia las celebraciones de la Pascua (la Resurreción de Jesús). Significa reflexionar, hacer una introspección y una purificación de nuestro cuerpo, mente y espíritu, de ahí que no se consuma carnes rojas. En su mensaje, al iniciar este periodo, el Papa Francisco señaló que “En el actual contexto de preocupación en el que vivimos y en el que todo parece frágil e incierto, hablar de esperanza podría parecer una provocación. El tiempo de Cuaresma está hecho para esperar, para volver a dirigir la mirada a la paciencia de Dios, que sigue cuidando de su Creación, mientras que nosotros a menudo la maltratamos”.



26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
ECOSMEDIALOGOTIPO.jpg